Historia de una excavación horizontal. El hallazgo y extracción de material lapidario en la muralla de León

portadaleonDespués de varios años de investigación, ha salido a la luz el estudio del conjunto epigráfico de época romana que apareció en 2009 en el transcurso de las obras de restauración en el lienzo interior de la muralla de León, en el espacio comprendido entre la Casona de Puerta Castillo y el convento de las Clarisas. Precisamente en el tramo de la muralla más cercano al convento, comenzaron a aparecer varias inscripciones romanas reaprovechadas como material de construcción de las defensas de la ciudad. La noticia del estos hallazgos, nada extraños si tenemos en cuenta la cantidad de inscripciones que se conservan en el Museo de León que fueron halladas desde hace siglos en la muralla, corrieron como la pólvora en el ámbito académico, no solo porque se trataba de medio centenar de inscripciones inéditas, algunas de ellas en estado muy fragmentario, sino por el excepcional grado de conservación que tenían algunas de ellas, que incluso conservaban la policromía original, al haber sido colocadas de tal manera que el paso de los siglos las había conservado en muy buen estado.

La publicación de la obra, financiada por el Ayuntamiento de León, ha corrido a cargo de la joven editorial leonesa Mr. Griffin, bajo el sello del taller editorial menoslobos, que se ha volcado en la edición de la obra, cuya calidad formal es sobresaliente. El libro, coordinado por Melquiades Ranilla García, arquitecto director del proyecto de restauración de la muralla, es una obra colectiva en la que han participado siete autores más, que se han encargado de la redacción de diferentes capítulos del libro. Luis Grau Lobo, director del Museo de León, ha escrito el primer capítulo, titulado “Defensa de la ciudad: la muralla de León y los reaprovechamientos lapidarios” (pp. 15-27), en el que realiza un balance historiográfico de los procesos constructivos de las defensas de la ciudad y su contribución para el conocimiento de la epigrafía de la antigua ciudad romana. Por su parte, la abogada Gema Vallejo Pérez se ha encargado de analizar la situación legal  de la titularidad de la muralla de la ciudad en el capítulo titulado “La titularidad estatal de la muralla y cercas de la ciudad de León” (pp. 29-39). El estudio arqueológico y arquitectónico del tramo de la muralla que ha sufrido la intervención ha sido realizado por los arqueólogos Ángel Luis Palomino Lázaro y José Enrique Santamaría González, en colaboración con el arquitecto Melquiades Ranilla García, en el capítulo titulado “Lectura de paramentos del cubo nº 2 y del lienzo B de la muralla de León” (pp. 41-78), profusamente ilustrado con planos y fotografías a todo color.

El capítulo más extenso del libro, titulado “Los hallazgos epigráficos” (pp. 81-320), está dedicado al estudio exhaustivo del conjunto de cincuenta y tres inscripciones, todas ellas funerarias, y dos marcas impresas sobre material de construcción, que fueron localizadas en la muralla, que ha corrido a cargo del profesor Jorge Sánchez-Lafuente Pérez (Universidad de León). Es el núcleo duro del libro y, sin lugar a dudas, la parte más interesante para lo estudiosos de la epigrafía y la historia antigua del León de época romana, en el que su autor ha realizado un detenido catálogo de todas las inscripciones estudiadas (pp. 168-303), acompañadas de un aparato fotográfico de excepcional calidad, que permite a los estudiosos el examen detenido de los soportes y el cotejo de las lecturas propuestas. Previamente, Jorge Sánchez-Lafuente ha estudiado, de manera muy pormenorizada, los soportes epigráficos, su iconografía y escritura, que permiten fechar el conjunto entre los siglos II y III (pp. 84-121), así como su onomástica y los aspectos asociados al estatus social de las personas que aparecen mencionadas en las inscripciones (pp. 122-150), para terminar con un análisis del latín de los epitafios (pp. 150-157) y del ambiente epigráfico en el que originalmente debieron exhibirse los propios monumentos, antes de ser reaprovechados como material para la construcción de la muralla (pp. 158-161). El catálogo de inscripciones viene acompañado, como sucede con los demás del libro, con su bibliografía específica, pero también son las abreviaturas e índices del catálogo epigráfico (pp. 304-320).

El libro termina con el capítulo titulado “Las litologías de la muralla: tipos, origen, usos y material lapidario”, realizado por Luis Valdeón Menéndez, geólogo con amplia experiencia en la conservación del patrimonio histórico-arqueológico y la evaluación de materiales pétreos, en el que analiza los materiales con los que se construyó la parte de la muralla estudiada, incluyendo los propios soportes epigráficos.

Se trata, en suma, de una obra que va a mejorar nuestro conocimiento de la sociedad romana de la Meseta septentrional, a partir del estudio de este interesante conjunto de inscripciones inéditas. Los pequeños errores formales en la edición de la obra, desde el índice general hasta la errata de la lámina de la inscripción 25, que repite la nº 14 (solventado con la edición, en página aparte, de la lámina correcta), pasando por algunos lapsus calami que salpican algunos capítulos y bibliografías finales de varios capítulos, quizá fruto de una apresurada publicación en la fase final del trabajo colectivo, no desmerecen, en modo alguno, la calidad del contenido de los distintos capítulos que componen la obra y, muy especialmente, el estudio de las inscripciones romanas realizado por Jorge Sánchez-Lafuente.

Quienes deseen adquirir este  libro pueden hacerlo en varias librerías especializadas españolas, que desde hace varios meses ya lo tienen en catálogo, pero también se puede solicitar a librerías leonesas como la librería Artemis, donde lo compramos en octubre del año pasado, cuando ni siquiera estaba aún disponible en Amazon.


Manuel Ramírez Sánchez

Profesor Titular de Ciencias y Técnicas Historiográficas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrDelicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *