Segobriga V. Inscripciones romanas 1986-2010

 

Segobriga (Cabezo del Griego, en Saelices, Cuenca), la caput Celtiberiae que definiera Plinio el Viejo, sigue ofreciendo a la comunidad científica nuevos hallazgos arqueológicos, como consecuencia de los intensos trabajos de excavación que se vienen desarrollando en este importante conjunto arqueológico de la Meseta, particularmente en las últimas décadas. Fruto de estos trabajos acaba de publicarse la monografía Segobriga V: Inscripciones romanas (1986-2010), dedicada a los epígrafes latinos hallados en este yacimiento en el transcurso de estos trabajos arqueológicos, firmada por Juan Manuel Abascal, Gèza Alföldy y Rosario Cebrián.
Aunque muchos hallazgos ya se han publicado en los últimos años por estos autores (cfr. referencias bibliográficas en la misma obra), su extrema importancia hacía necesaria su inclusión en una monografía independiente, a la espera de que algún día se incluyan en el fascículo correspondiente de la reedición del segundo volumen del Corpus Inscriptionum Latinarum. Las inscripciones aparecen ordenadas topográficamente, según su lugar de hallazgo. Las más abundantes proceden de las áreas centrales del Foro y basílica (inscripciones nº 1-122), además de casi ochenta fragmentos sin inscripción (nº I-LXXVIII). A estas le siguen las inscripciones procedentes de la necrópolis descubierta bajo el circo (nº193-289), que incluyen también numerosos fragmentos no identificables o sin inscripción, así como las halladas en diversas ubicaciones: viviendas situadas al este de la basílica del foro (nº123-126); complejo monumental entre el foro y el teatro (nº127-138); teatro (nº139-147); termas monumentales flavias y aula (nº148-191); vivienda tardorromana situada al oeste del foro (nº192); necrópolis tardorromana (nº336-340), basílica visigoda (nº341-395); otras zonas y hallazgos casuales (nº396-429). A estos varios centenares de inscripciones y fragmentos sin inscripción, hay que añadir las inscripciones publicadas hace años por Martín Almagro Basch, que hacen de Segobriga uno de los yacimientos con mayor concentración de epígrafes del interior peninsular. Máxime si a esta cifra añadimos los más de trescientos grafitos publicados por Abascal y Cebrián hace unos años.
El libro, magníficamente editado por la Real Academia de la Historia en su colección Bibliotheca Archaeologica Hispana, sale a la luz unos meses más tarde del repentino fallecimiento de uno de sus autores, Gèza Alföldy, a quien está dedicada la obra, junto a la memoria de Martín Almagro Basch.  El libro constituye un magnífico ejemplo de lo que debe ser la edición de un corpus epigráfico, como este de Segobriga, con una estructura homogénea de cada registro, redactado con gran precisión, siempre acompañdo de un excelente aparato gráfico que evidencia el cuidado puesto por los autores y editores en la publicación de esta obra.

Manuel Ramírez Sánchez

Profesor Titular de Ciencias y Técnicas Historiográficas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrDelicious


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.